Recomendaciones para los lockers sin usar

Como lo hemos mencionado en contenidos anteriores, los lockers tienen una gran importancia en los ambientes de trabajo y escolares, para facilitarle a los empleados y estudiantes el guardar sus pertenencias u objetos personales en un lugar donde cuenten con el espacio de almacenamiento necesario y con toda la seguridad que se requiere para garantizarles que nada se perderá de donde está.

Por esta razón cada vez son más las instituciones y empresas que utilizan este tipo de mobiliario para disponer en sus oficinas y áreas de trabajo. Las escuelas ocupan sus corredores o pasillos con ellos para que los estudiantes sientan que tienen la libertad de desplazarse por el plantel sin tener que estar llevando todo a la mano sobre todo en aquellos colegios donde por lo general no es el maestro el que cambia de salón, sino los alumnos.

Son muchas las ventajas que pueden ofrecer estos espacios en cualquier lugar, incluso algunos se han atrevido a colocarlos en espacios donde pareciera poco común, como en una casa, pero en la mayoría de los casos corresponden a residencias de alquiler en donde se paga por el uso de la habitación y se tiene un casillero personal para que toda la correspondencia y demás artículos puedan permanecer guardadas hasta que su propietario llegue.

Habiendo hecho un pequeño paréntesis recordando algunas generalidades de estos lockers, es momento de hablar de lo que nos compete o por lo menos de lo que titula este artículo. Todos sabemos que estos casilleros son altamente resistentes y que además cuentan con una estructura muy estable, pero que en medio de todo deben ser cuidados por sus propietarios o las personas responsables de cada uno de ellos.

En las empresas existen algunas reglas sobre el uso de los mismos por lo que se hace un control estricto para que ninguno de ellos se vea afectado. Es más, en nuestro blog puedes encontrar un artículo en donde te damos algunos consejos sobre cuál es la mejor forma de mantener intactos y funcionales estos muebles, con algunos simples consejos. Estas reglas por lo general son cumplidas al pie de la letra, pero ¿Qué pasa con los casilleros que no se usan? ¿Deben tener algún tipo de cuidado?

Primero debemos hablar de la razón por la cual puede haber lockers sin usar en su lugar de trabajo o en la institución educativa y es básicamente, que la cantidad de personas no siempre es la misma. Cualquier entidad tiene un número base del que parte para mandar a fabricar este mobiliario, pero en algunos casos y por diferentes razones, puede que ya no sea el mismo. Una empresa por ejemplo puede tener 200 empleados que utilizan casilleros, pero puede que en algún punto solo sean 170 los que trabajen allí, por lo tanto tendríamos 30 espacios que no están siendo utilizados.

Igualmente pasa en los planteles educativos, tienen un cupo máximo de alumnos que no siempre se cumple y por tanto, quedan zonas sin utilizar con casilleros disponibles. En este orden de ideas como no hay nadie que los use, no hay nadie que pueda hacerles el mantenimiento adecuado, por tanto es responsabilidad suya como director o propietario de la entidad velar porque estos muebles no pierdan su funcionalidad por descuida, para que puedan serle útiles más adelante.

A estos lockers que no cuentan con ninguna asignación también se les debe hacer un mantenimiento y cuidarlos para el futuro. Lo primero que debe tener en cuenta es que hay que asegurarlos correctamente para garantizar que efectivamente nadie haga uso de ellos. Algunas personas haciendo uso de sus habilidades para la trampa, logran abrirlos y utilizarlos para almacenar más cosas de las que le son permitidas o de las que puede guardar en su casillero. Esto no es algo malo, si se pide la autorización, pero si se hace sin permiso, es un abuso de confianza.

Por ello además de cerrarlo con la seguridad con la que ya cuenta el mueble, es importante que utilice otro tipo de protección. Algunas empresas colocan un seguro adicional, como un amarre plástico o utilizan letreros donde solicitan no usar este espacio y que la empresa tiene todo el derecho de descartar cualquier objeto que se encuentre contenido en ellos sin la debida autorización.

Si el mueble cuenta con ventilación, es importante bloquear este espacio para que nadie pueda introducir objetos o deshacerse de la basura haciendo un uso indebido de esta área. Desafortunadamente no todos cuentan con la misma actitud para cuidar de los elementos de los que la empresa les facilita, por lo que hay que estar muy pendiente. Es ideal colocar cámaras de seguridad en este lugar por si ocurre algún tipo de inconveniente lo pueda notar y atrapar al responsable.

Para terminar es muy importante que usted cuente con una política que reglamente el uso de estos muebles, si aún no la tiene es importante que comience a implementarla, para que pueda hacer más efectivo el control. Pero sin duda lo más importante es establecer que los lockers que no están siendo usados por alguien, no se pueden disponer para nadie y que es necesario mantener la distancia y abstenerse de usarlos para evitar problemas más adelante.

Recuerde que es necesario reglamentar el tema de almacenamiento de alimentos tanto en los que se están usando como los que no, pues esto es algo que llama mucho la atención de cualquier tipo de plaga y luego deberá ser usted el que solucione este asunto por salubridad de sus empleados y todos sabemos que el control de plagas no es algo económico. Adicionalmente es necesario que se tomen medidas para ambientar estos casilleros una vez que los empleados lo usen para guardar ropa sucia.

Recent Posts