Realice revisiones periódicas de sus escritorios para oficina

Sin importar si el mobiliario se encuentra en empresas multinacionales, micro empresas o en una oficina en casa, es necesario que el cuidado no quede en un segundo plano, pues a la larga tendremos grandes inconvenientes con el funcionamiento de los mismos por el  desgaste que le hemos ocasionado en un cierto periodo de tiempo de uso.

Todos sabemos que la oficina es uno de los lugares en el que pasamos la mayor parte del tiempo. De un día conformado por 24 horas, podemos estar inmersos en el trabajo alrededor de 10 horas, tiempo en el que utilizamos todas las herramientas, equipos y mobiliarios que se nos han facilitado para realizar nuestro trabajo. Esto significa que son 10 horas usando una silla, escritorios para oficina, computadores, teléfonos, impresoras, etc. Por lo que no es descabellado pensar que en un momento determinado todo pueda comenzar a fallar.

De la misma forma que sentimos preocupación cuando vemos que nuestra computadora está comenzando a presentar lentitud en su funcionamiento, pedimos a alguien que sea experto un consejo o ayuda, hacemos lo posible para que vuelva a funcionar correctamente, esta misma preocupación debe estar en nuestros muebles de oficina, porque son ellos los que nos permite realizar las labores del día de forma cómoda.

Piénselo. Es muy probable que si tiene una computadora portátil sea de los que se sienta a en su cama o sofá a trabajar un poco (esto si su trabajo se lo permite) o a consultar algo en internet en sus días libres o de descanso; no importa, el hecho es que seguramente ha utilizado este aparato en otros espacios que no sean una mesa. ¿Ha notado lo desgastante que es hacerlo en estas condiciones? Rápidamente la espalda comienza a doler, la parte baja comienza a molestar, la cadera duele y las piernas se sienten extrañas.

La razón es que ninguno de estos dos ambientes es apto para el trabajo y por ello comenzamos a presentar inconvenientes en nuestra salud. Y esto es algo que no hemos notado únicamente algunos pocos, es tan importante incluso en casa, tener un lugar adecuado para realizar estas actividades, que las mismas constructoras ahora componen dentro de sus planos un espacio destinado únicamente para esta labor: un cuarto o zona adicional denominada “De estudio”, un lugar en donde se pueda acomodar escritorios para oficina, sillas, bibliotecas y demás mobiliario necesario para poder trabajar cómodamente.

Es en este orden de ideas que es demasiado importante realizar revisiones periódicas de nuestros muebles, identificando cualquier problema o anomalía que pueda generarse por el uso o desgaste de los mismos. Pero seguramente se preguntará cuáles son esos cuidados que debe tener con ellos, en qué casos aplica, entre otras dudas. Digamos que es mucho más común hablar de los problemas que presentan las sillas para oficina, por ejemplo, porque se notan más que con los demás y la razón es obvia.

Pasamos tanto tiempo sentados sobre ellas que cuando algo no anda bien nuestro cuerpo lo informa automáticamente con una sensación de incomodidad. El respaldo está fallando, el asiento se siente inclinado, el regulador de altura no funciona, entre muchos inconvenientes más. Sin embargo los escritorios para oficina tienen sus propias particularidades y por ellos es importante que tome atenta nota de lo siguiente:

Si su mesa es de madera, es necesario que la aleje por completo de la luz del sol, por eso evite colocarla cerca de  una ventana. La madera suele perder su color o de mancharse cuando los rayos UV le pegan directamente. Si algo se derrama sobre ella, límpiela de inmediato, recuerde que la madera y la humedad no se llevan bien y la superficie se soplará. No escriba directamente sobre la mesa, busque un libro o algo que pueda servirle de apoyo ya que quedará marcado todo lo escriba en la superficie. Utilice productos específicos para la madera en caso que desee limpiarla.

Si su escritorio es de metal, es importante que tenga en cuenta que a pesar de que son muy resistentes al impacto, existen golpes que pueden causar una abolladura, así que evitar que algo pueda golpearlas es lo ideal. No utilice objetos filosos o con punta directamente sobre ellos, pues notará que queda una marca sobre la superficie. Estas mesas casi siempre cuentan con cajones para brindar una solución al tema de optimización de espacio y de orden, para que no tenga nada sobre el escritorio que no sea necesario, por ello cuide bien los sistemas de apertura para que estos no se desgasten con rapidez. Evite cerrarlos con dureza. Utilice lubricantes especializados para estos sistemas si alguna vez presentan algún tipo de fricción para cerrar o un sonido molesto.

Hacer las revisiones periódicamente le permite identificar si alguno de estos problemas mencionados anteriormente está presentándose en sus muebles. Es muy importante que le recuerde a sus empleados que son ellos los encargados de conservar en las mejores condiciones los elementos que se les han dispuesto para el trabajo y que por ello, tienen una gran responsabilidad antes cualquier daño que le puedan ocasionar.

Al involucrar a todos en la compañía y recordarles las buenas prácticas de cuidado en la empresa, usted está contribuyendo a que sus escritorios para oficina puedan tener una vida útil mucho más larga, algo que no está de más, sobre todo cuando ha llevado mobiliario de la mejor calidad como el que puede encontrar con el sello único de Industrias Cruz.

Recent Posts

Leave a Comment