¿Cuándo se debe cobrar por el uso de lockers?

Los también llamados casilleros son elementos metálicos que hoy en día se pueden encontrar casi que en cualquier ambiente, desde el corporativo, el público y el privado, ubicados al interior de una vivienda o espacio personal. Así mismo, algunas propiedades horizontales hoy en día se la juegan con una propuesta de lockers para colocar en algunas áreas comunes, sobre todo en la parte al interior del bloque como forma de darle un espacio de almacenaje adicional a los propietarios y habitantes del conjunto o unidad residencial.

Estos elementos, lejos de ser prescindibles, se han convertido en una necesidad para cualquier grupo de personas, siendo utilizando en ambientes de trabajo como una herramienta que permita llevar a cabo una política de espacios limpios y organizados, en donde el colaborador pueda dejar sus cosas en un espacio seguro, evitando que puedan ser un distractor durante su jornada de trabajo. Queda claro entonces que los casilleros se han convertido en una herramienta indispensable para lograr varios objetivos en cualquier ambiente en donde sea colocado.

Pero es claro que estos elementos tienen un costo y que su mantenimiento aunque no es constante, debe hacerlo alguien que conozca realmente sobre estos elementos, para que al momento de hacer la revisión no afecte ninguno de los elementos que lo componen. Es por esta razón que algunos clientes se han preguntado si vale la pena considerar colocar un valor al uso de estos elementos y la respuesta es: depende.

Depende del espacio en el que deba o quiera colocarse, pues no todos son aptos para hacer un cobro por su servicio. Por ejemplo, como mencionábamos antes estos casilleros se utilizan ampliamente en las empresas, pero en este tipo de espacios no es recomendable hacerse el cobro de este elemento, porque en teoría es algo que debe ofrecer la empresa en calidad de optimizar la productividad de los procesos de la compañía y se tomaría como un clase de abuso que se realice un cobro por el uso de estos lockers. En este caso, piense que ha hecho una inversión que verá recuperada a mediano y largo plazo.

Otro espacio donde son utilizados, es el plantel educativo. Aquí tampoco es recomendable que se pueda pedir un apoyo económico para que los estudiantes tengan acceso a este tipo de almacenamiento seguro, pues para eso se hace el pago de una mensualidad llamada pensión, en donde el alumno tiene el derecho de disfrutar de todas las instalaciones del plantel, ya sea espacios comunes, zonas verdes, baños, biblioteca, sala de computo, etc. Así que no tendría mucho sentido que hiciéramos algo como esto, sabiendo que ya se recibe una compensación por todos los servicios que brinda el colegio.

En este orden de ideas, ¿cuáles son los lugares en los que sí podríamos realizar este cobro? Tiene más sentido pedir un aporte sobre el uso de casilleros en lugares que son públicos o abiertos a todo tipo de personas, pues aquí la demanda es mayor y por tanto habrá que poner unas reglas de juego para su uso. Lugares como gimnasios que también los utilizan para los clientes, pueden tomar la decisión de cobrar por el uso del mismo, algunos lo hacen y otros no, pero esto no tiene nada que ver con que sea algo bueno o malo, simplemente depende de la cantidad de personas que puedan ingresar al establecimiento en determinadas horas del día donde la demanda es mayor y pueden quedarse sin espacio para algunos.

Las bibliotecas públicas también cuentan con este tipo de casilleros para sus visitantes y es muy válido que pidan un apoyo económico para el uso de los mismos, pues algunas de ellas cuentan con esto como recurso para mantener en el mejor estado los lockers y no cuentan con otro tipo de ingresos para cumplir con esta labor. Además en este caso a diferencia de los ambientes nombrados anteriormente, la biblioteca es la encargada de proporcionar el candado o la llave correspondiente para cada usuario, razón por la cual si se pierde o la persona la extravía es necesario que haga el pago correspondiente para recuperar o reemplazar el objeto.

Las universidades, aunque podrían aplicar la misma lógica que los planteles educativos básicos como los colegios, también son libres de considerar cobrar por el uso de lockers dentro de sus instalaciones. De hecho, esta iniciativa ya se dio en una de las universidades más renombradas de la capital colombiana, como lo es la Universidad de Los Andes, donde unos estudiantes crearon un proyecto de casilleros que funciona bajo SecureLock y por el que se hace un aporte semestral de $10.000 o en caso de querer usarlo todo el año, un costo de $18.000. Esta iniciativa fue ampliamente aceptada en la comunidad de estudiantes, por lo que el proyecto inició con la instalación de aproximadamente 100 casilleros.

Ahora en las propiedades horizontales también se podrían incluir el cobro de este servicio. De hecho quienes ya lo tienen implementando cuentan con apenas 6 o 10 unidades, por lo que es un servicio un poco más exclusivo y los que quieran deben hacer un pequeño aporte por él. Dependiendo de las condiciones de la propiedad este cobro adicional puede incluirse en la factura de administración o hacerse de forma independiente.

Los lockers son elementos indispensables que pueden ser ubicados en casi cualquier ambiente, por lo que sí está pensado en adquirir uno o crear un proyecto con varias unidades puede consultar su cotización directamente con nosotros. Recuerde que en Industrias Cruz contamos con todo lo necesario para hacer de sus proyectos una realidad.

Recent Posts

Leave a Comment