6 Tips para escoger tus sillas de oficina

En otros contenidos de blog ya hemos hablado de la importancia de las sillas de oficina para los espacios de trabajo o de estudio, ya sea en una empresa o en casa, pero en esta oportunidad queremos ayudarlo para que pueda escoger correctamente su silla, sin tener que estar preocupado por si realizó la elección correcta o no. Este mobiliario es de vital importancia para el desarrollo de las tareas diarias, por lo que la decisión de comprar una u otra no se puede tomar nunca a la ligera.

Pero antes de comenzar a definir cuáles son esas seis pautas que debería seguir al momento de adquirir una silla como esta, es importante mencionar que la razón por la cual la elección de la más adecuado es un tema crucial, tiene que ver con la salud de nuestro cuerpo, sobre todo de nuestra espalda, pues son estas lesiones las que más le cuestan a todos los trabajadores en el mundo. Según reportan algunas ARL como información de interés en sus páginas web, la espalda y las manos son las áreas del cuerpo que se ven afectadas con mayor frecuencia durante la actividad laboral.

Esto sucede porque la mayoría de trabajos implican estar sentado durante mínimo ocho horas diarias en un mismo puesto de trabajo y realizando actividades de digitación durante el mismo periodo horario. Si a esto se suma que además los trabajadores no realizan las pautas activas reglamentarias que se deben hacer para ayudar a prevenir futuras lesiones labores, pues queda claro que es más que frecuente que se presenten este tipo de inconvenientes. Claro que también entendemos que del lado de los empleados, es muy difícil encontrar el tiempo para realizar este tipo de pausas, sobre todo cuando la organización está pidiendo resultados inmediatos.

Así que por eso es tan indispensable encontrar sillas de oficina que realmente puedan contribuir a que nuestro cuerpo tenga un impacto mínimo cuando realice su trabajo, siendo una ayuda esencial para los que no pueden realizar sus pausas activas todo el tiempo, con un soporte ideal para la espalda y la columna. Existe una historia que se hizo popular por una publicación en internet: un columnista que estaba presentando su candidatura para The New York Times fue visitado por el inspector de la aseguradora (misma que acá en Colombia regula todo lo referente al bienestar laboral), y sin pensarlo dos veces el inspector sacó una cinta o metro para hacer una medición.

Luego de terminar, el inspector le recomendó al columnista cambiar su silla y su escritorio porque no cumplían con las especificaciones necesarias para la labor que el diario requería. Aunque al principio el columnista no creyó en las palabras del inspector, días después recibió la llamada del diario en donde le solicitaban cambiar su silla y escritorio para poder ser aceptado en el trabajo. De no ser así, no llegaría a ser contratado. La razón: el inspector concluyó que dado su altura y su peso, bajo las condiciones en las que se encontraba, podían causarle una lesión de espalda en menos de seis meses de trabajo, y este costo luego tendría que ser asumido por la aseguradora.

Y aunque parezca un tanto extremo, esto también ha sucedido en nuestro país. Las empresas que proponen a sus trabajadores labores desde casa, cuentan con profesionales en el área de salud ocupacional que hacen una visita de inspección en la vivienda de cada uno de ellos para determinar las condiciones de trabajo que ellos requieren para poder desarrollar las actividades. En este orden de ideas, se fijan en el espacio de la habitación donde quedaría su oficina y se toman las dimensiones del mobiliario que debe tener. Una vez se tienen estos datos, la empresa lleva el mobiliario completo a la casa del trabajador, y lo adecúa para que cuente con una buena ubicación.

Así que como puede ver, la elección de sillas de oficina va mucho más allá de un simple componente estético, de si nos parece linda o no, al igual que de un tema de marca, pues no siempre la más costosa es la más indicada para su trabajo. Entonces, ahora sí comencemos a definir cuáles son esos seis tips que le permiten elegir una buena silla. Recuerde que todos estos puntos deben adaptarse a la actividad laboral que usted va a realizar:

  1. Respaldo: Toda buena silla cuenta con un respaldo, que puede dejarse fijo o reclinable de acuerdo a la necesidad del trabajador. La opción fija se utiliza cuando estamos trabajando en la redacción de documentos, o en general cuando leemos frente al computador. La opción reclinable debe usarse cuando estamos en descanso o cuando estamos hablando con algún cliente o empleado para darle a nuestra espalda una postura mucha más relajada, favoreciendo el descanso del cuerpo.
  2. Asiento: Es indispensable que este asiento tenga las dimensiones adecuadas para el cuerpo de cada empleado, ya que por lo general esta es una medida estándar. Si el asiento se adecúa al tamaño de la persona que lo va a utilizar, lo siguiente es revisar que la altura del mismo sea regulable para que pueda adaptarse a la del trabajador y evitar lesiones también en sus piernas por problemas de circulación. Recuerde que la terminación de la silla debe estar inclinada hacia abajo para evitar que la parte posterior de la rodilla quede presionada.
  3. Apoyabrazos: Esta fue una funcionalidad que se implementó hace relativamente poco, aunque algunas sillas de modelos anteriores tenían estos apoyabrazos, no se podían ajustar o regular en su altura y tampoco en su direccionalidad, porque eran completamente fijos. Ahora ya es posible que se puedan ajustar a las necesidades de cada uno de los trabajadores, y por eso es necesario que busque que los apoyabrazos cumplan con estas cualidades. Estos nunca deben impedir que podamos acercarnos lo suficiente al escritorio, ni oprimir nuestra cadera, haciéndonos sentir incómodos.
  4. Base: Este punto tiene que ver con la posibilidad de cambiar nuestra posición. Las ruedas son un factor clave para poder desplazarnos de un lado a otro sin hacer un gran esfuerzo con nuestras piernas. Esta debe contar con mínimo cinco puntos de apoyo, y es preferible que cada uno de estos puntos permita la adaptación de diferentes tipos de ruedas que correspondan según el piso que se cuente: alfombra, parquet, madera, vinilo, etc.
  5. Tapizado: Es ideal que la tela con la que está forrada el asiento y el respaldo sea completamente transpirable para favorecer la regulación de la temperatura del cuerpo, con el objetivo de que sea cómoda durante su uso constante.
  6. Reposapiés: Aunque esta no es una opción incluida en el diseño de las sillas de oficina, sí es indispensable que coloque uno debajo del escritorio en dirección de sus pies, y que este cuente con la opción de inclinarse hacia arriba y hacia abajo, así como las dimensiones adecuadas. Con esto es posible que podamos adaptar nuestro cuerpo a una postura correcta de trabajo.

 

Publicaciones Recientes